jueves, agosto 11, 2005

Invierno.

No todo lo que le pasa a uno se puede escribir en un blog. Desde los tecnológicos, como el e-nredado de mi compadre o el "amo del calabozo" de Cyberjuan, hasta los más entregados a contar sus paltas internas como el mítico Cyan o el "verbigracio" de Edú.

Todos lo saben. Y los que no, pronto se dan cuenta de que de nada sirve abrir el corazón en el ciberespacio a no ser que se tenga vocación de kamikaze. No tiene sentido.

Así y todo, conciente del sinsentido y del absurdo, quería escribir unas líneas sobre este invierno. Ya sé, ya sé que es invierno para todos, pero esta noche es una de las más frías que he pasado en muchos días. Hablo de mi largo y frío invierno.

¿El haber visto en mis visitas tanta pobreza, injusticia y delincuencia me afectaron? Sí. Me hicieron mirar de frente cosas que no quería recordar. ¿El contraste me mata? también, pero no es todo. Esta noche hace frío, pero no todo tiene que ver con eso. Hace frío aquí dentro, es invierno aquí, conmigo.

Es casi de día, he caminado mucho y visto muchísimas cosas esta noche y encontré esta cabina abierta. No sé por qué, pero entré. Creo que estaba harto de hablar conmigo mismo e inventarme historias que olvido cada diez cuadras.

A veces me siento un extraño, incluso con quienes son los más cercanos. Soy parte de algo y de pronto no pertenezco a ellos. Por más que entregue todo lo que tengo, abra mi alma, comprenda, asimile, encuentro que no soy parte de nada. Me ocurre siempre con mi familia, con mi hija, con mis amigos, con ella, con todos.

¿Por qué tengo que entenderlos a todos? Y no es que no lo haga, suelo hacerlo feliz. Me involucro porque me encanta, porque aún creo. Pero muchas veces esas son las raíces de mis problemas. Me refiero más que nada a cuando merecía que alguien se hiciera cargo de mí. Porque no hablo de mi vida de lobo viejo, esto de hoy es un sentimiento tan añejo que me acompaña por las noches, que las convierte en inviernos helados y largos, no importa si caminas, escribes, dibujas las paredes frenético o te emborrachas con quien sea.

No importa si duermes en una cama ajena a los dieciséis, a los dieciocho, a los veintinueve o a los treintaidós años. No importa si es la casa de tus primos, de un amigo o de quien sea. Es invierno igual. Siempre llega, siempre eres un extraño.

En eso pensaba. Me hago cargo, digo. Luego no soy nadie y ahi voy de nuevo, viviendo vidas y vidas que no son mías. Robándome los tiempos y lugares, tomando las horas de otros, cuidando noches que no me cuidarán al amanecer, ayudando en el camino para ver el atardecer solo.

Durante esta caminata nocturna de invierno, entre historia e historia, trataba de recordar ese verso (de ese mismo que se me ha dado por leer) que decía:

"La edad no es un crimen
Pero la vergüenza de una vida
Deliberadamente desperdiciada
Entre tantas vidas
Deliberadamente desperdiciadas
Sí lo es"

No recordaba cómo era. Y llegué a la cabina y lo busqué. Cómo no, Charles Bukouski, te encontré:

Siempre nos piden que entendamos...
Siempre nos piden que entendamos
El punto de vista de los otros
Sin importar si es anticuado
Necio
Asqueroso.

A uno le piden
Que entienda
Amablemente
Todos los errores de los otros,
Sus vidas desperdiciadas,
Sobre todo si son de edad avanzada.

Pero su edad es lo único
En lo que nos fijamos.
Han enevejecido mal
Porque han vivido sin enfoque,
Se han negado a ver
¿Que no es culpa suya?.

Se me pide que oculte
Mi opinión ante ellos
Por miedo a su miedo.

La edad no es un crimen
Pero la vergüenza de una vida
Deliberadamente desperdiciada
Entre tantas vidas
Deliberadamente desperdiciadas
Sí lo es.


La historia es así. Yo soy así. Seguro tendré que ocultar mi opinión, "mi opinión ante ellos / Por miedo a su miedo." Yo no quiero cumplir sesenta años y ver que me convertí en un criminal.

No soy un mal tipo. Eso es lo único que sé. No lo soy. ¿Importa eso?

8 comentarios:

Carloxx dijo...

es extraño, no sé si es una gran coincidencia pero la semana pasada estuve medio deprimido por mi cumpleaños número veintitantos... y me encuentro con que la blogósfera me acompaña en esa vergüenza de andar desperdiciando la vida, al menos ya no me siento tan sólo, somos unos 5 bloggers que queremos llevar las arrugas con orgullo o morir siendo jóvenes para evitarnos el trabajo.

yo tampoco soy un mal tipo pero últimamente la gente alrededor mío acaba odiándome... en fin...

saludos.

Beba Newmann dijo...

Si. Es bAsico que, a pesar de todo, mostres un pequeño espacio que te ayude a reflotar. No eres un mal tipo. Eres una persona al pendiente de su vida y de sus responsabilidades. Muchos la viven y no se detienen a reflexionar... y no siempre estas reflexiones nos llevan de buenas a primeras a buen termino, a larga, sI.

Anónimo dijo...

tal vez es asi y nada mas. eres un lobito solitario, los lobos no son asi? solo no guardes rencores. si tu historia se repite es porque eres tu no? hases bien en repensar tu vida.

Lobito dijo...

Así es Carlox, Beba y "anónimo". Uno a veces tiene sus inviernos. A Carlox me consta que le pasan, pinta sus paredes... me hace acordar a alguien. Tú, Beba, en la fábrica, seguro que te ahogan los papeles a veces también. Apoyada la frente en el escritorio y mirando al suelo.

Anónim@: tal vez tienes razón y eso es lo que estoy haciendo. Replanteando todo.

Kashira dijo...

No es fácil hacerse cargo de su propia vida y menos de la de los demás, pero cuando uno lo lleva adentro es difícil dejar de hacerlo. Yo soy muy parecida a vos, y muchas veces he necesitado una mano y aquellas personas a las que tanto yo ayudaba, no se daban cuenta de lo que me pasaba y solo seguían su vida con sus problemas... Hay que saber en un momento mirarse a si mismo y sentirse orgulloso de lo que cada uno hizo, y no pensar en lo que faltó sino en todo lo que logró dar...
Graciar por estar siempre presente. Sos una gran persona y te ofrezco mi ayuda para lo que sea... Saludos

Rose dijo...

Si se a lo que te refieres; te conozco Melito (o al menos eso creo). Estoy segura que llegara un dia en el que pertenezcas y seas parte de algo, para siempre y ya no seas un extranho nunca mas. Un pequenho consejo, tienes que abrirte mas y dejarte querer :-).
Beso

zaratustra dijo...

Los que cuestionan su vida, el entorno, la existencia misma, el medio social , a los demas y se expresan tratando de ser honestos...incluso ellos en algun momento sienten esa soledad o se sienten extranos....es intrinseco en nosotros.....no olvides q mientras exista la dignidad de saberse pensante....todo puede ser superado....Y eso mismo nos da la excusa para seguir siendo nosotros mismos.
Pascal decia:"Una rama puede ser aplastada por la tierra y ser destruida sin saber nada...en cambio el hombre si es aplastado por la tierra es mil veces mas valioso q ella por que el sabe q la tierra lo tritura pero la tierra ...ella nada sabe...no tiene conciencia"
En la busqueda de las verdades a veces todo se percibe como si siempre fuera invierno, Lobito
Un abrazo
Asi hablo Zaratustra

Espergesia dijo...

No soy un mal tipo. Eso es lo único que sé. No lo soy. ¿Importa eso? ...mi respuesta es : Si, Importa. Y llegará el día que sea lo que Mas importe.