lunes, enero 04, 2016

Carta abierta a Nano



Estimado Nano Guerra. Quien te escribe debe ser uno de los pocos que te reconoce cuando te ve en televisión o cuando lee tu nombre en el anaquel de alguna librería. Cuando digo "de los pocos" no es porque seas el candidato desconocido, te aseguro que hay otros que se llevan los laureles y merecen compartir lugar junto al soldado del Morro Solar.
Yo veía tu programa... sí, soy un "emprendedor" de aquellos que te sintonizaba y leía tus artículos pero también soy comunicador y, así como me ayudaste con tus consejos, deseo regalarte desinteresadamente los míos:
Es muy probable que mis contactos te reconozcan, sin embargo (déjame recordarte), mis amigos y yo no representamos ni al 4% de la región, seguramente mucho menos del país. Y no veas eso como un problema, si lo utilizas con audacia se puede convertir en ventaja: porque comienzas la carrera ligero, sin el saco mojado de los grandazos que van punteros. No necesitas agregarte caretas ni aumentar el maquillaje. A pesar del partido por el que vas, puedes ser como eres y proponer cosas nuevas. Tomar distancia de las pintas, los volantes y de las portátiles, de los viejos trucos populistas, de los discuros vacíos y promesas imposibles. Porque Nano, al tener limpia la cara y vacía la tienda, puedes ser como el elector quisiera. Piensa en ti como un producto ¿te acuerdas que así decías?
Al terminar el año lanzaste un primer spot, de factura dudosa de la cual no me ocuparé, con la idea manida del bailecito popular y el colorinche. ¿cuál es la creatividad? ¿cuál el concepto? ¿qué pensaban lograr? hace 15 años que venimos viendo (aguantando) traqueteos sensoriales similares, desde el fallido avioncito fujimorista hasta el último hit que enterró a Heresi.
Fallido, Nano querido, fallido. ¿Te acuerdas cuando escribías sobre investigar qué hizo la competencia antes? Sí, lo hicieron (varias veces) y no les fue bien.
Sin embargo insististe. No sé si estaba dentro del paquete y ya no había forma de que te devolvieran la inversión, pero la cosa es que era preferible perder el dinero. Lo que acabo de ver, y el motivo del post, me hizo pensar tres cosas:
1. Nunca escribiste esos libros de márketing y ventas. Los mandaste a hacer y nunca los leíste.
2. Te han estafado: te ofrecieron una cosa e hicieron otra.
3. Hay otro negocio detrás y en realidad no quieres salir elegido.
En este spot, además de la música básica, una letra totalmente vacía y en un tono incómodo de escuchar ("derecha, izquierda, derecha, izquierda, derecha, izquierda" - bis) reafirmaste el uso, con mayor atrevimiento y procacidad, de la violencia verbal.
Sí, ya sabemos que las palabras están en el diccionario, nos lo recordó tu asesor de campaña con una sonrisa tonta, como diciendo "los cogí", pero eso no las limpia de violencia. Violencia, querido Nano, que mucha gente desprecia, violencia que muchos esperamos se aleje de la política. ¿No te parece suficiente la que estamos viviendo? ¿Escuchaste alguna vez la palabra "narcopolítica"? ¿Alguien te ha contado de las conexiones del crimen organizado con muchos congresistas, autoridades regionales? (y no sigo ni soy específico para no ir preso o amanecer con una granada en la puerta de mi casa). Sin embargo a ti te hace gracia (o peor, crees que a la gente le hace gracia) la palabra violenta, la carajeada, la mandada a la mierda.
Seguro conoces a Julio Guzmán (¿no? te lo presento: es un candidato que está lanzándose a la presidencia, o sea tu competencia). No me gusta, sin embargo seguro hizo su focus y tiene cara de hacer la tarea. Lanzó un comercial medio tela, pero con un concepto interesante y posiblemente recogido de algún estudio de mercado (otra cosa de la que hablabas era importante de hacer antes de lanzarse al negocio, creo que no lo has olvidado ¿no?): "yo no hago bailecitos ni tengo muñequitos" ¿por qué era importante? porque Julio se quiere alejar del típico candidato que cree que los electores tenemos la capacidad mental máxima para completar un rompecabezas de tres piezas.
Apreciado Nano, no quería extenderme tanto, ya con lo dicho mis amigos me comenzarán a bulear por tomarme el tiempo de escribir a alguien que todavía no aparece en las encuestas, sin embargo alguna vez me diste un par de tips y siento que te debo, aunque sea uno: Nano, si me estás leyendo y tienes pensado un tercer spot del mismo corte, aborta la misión. No porque tu candidatura peligre, eso no lo cambia DJ Peligro o el break dance, sino porque hacer este tipo de propaganda política le hace bastante daño a nuestra complicada sociedad.
***********
UPDATE:
Lo volví a ver. Sí, soy un poco necio. Me sigo preguntando, Nano... ¿¿¿DÓNDE ESTÁN LAS PROPUESTAS???


jueves, octubre 08, 2015

Calles de gigantes

Enrique Palacios Mendiburu
En Miraflores, la Av. Elías Aguirre se convierte en Grau y esta desemboca en Balta. Mientras camino por Pardo pienso en si habrá alguna relación de las calles con nuestra historia. Pienso en Grau, que apoyó a Balta. Más adelante, luego de muerto el héroe, Elías Aguirre lo sucede en el mando del Huáscar.

Miraflores es el único distrito que usa ese verde clarito en las placas de sus calles. Es tan tenue el contraste que, aún siendo de día, es difícil leer que llegué a Enrique Palacios. ¿Por qué este joven héroe cruza a todos los demás, siendo el único nombre entre Piura, 2 de mayo y Chiclayo?

El poeta Domingo de Vivero dice que Enrique Palacios tenía "cuerpo de niño, alma de coloso", (dicen que dijo, pues nunca encontré los versos, al menos no en internet). ¿Cuerpo de niño? Es que Enrique Palacios Mendiburu comenzó su carrera muy joven y murió a la misma edad que mi padre: En 1879 debe haber tenido 29 años.
A diferencia de los experimentados lobos de mar con los que luchó codo a codo, su muerte no fue en el Huascar, sino en el camino de vuelta, luego de ser canjeado por unos prisioneros. Su madre fue a su encuentro y solo le llegó el cadáver. Dejó una hija pequeña, "natural" (como se solía estigmatizar en los documentos a quienes nacían fuera del matrimonio). El certificado de defunción indica fallecimiento por "tétanos trraumáticos". Y es que, antes de ser capturado recibió múltiples heridas, casi todas por explosiones. De hecho una esquirla le revienta la mandíbula.

Su puesto era el de telemetrista: colgado en lo alto medía las distancias para comunicárselas a Grau y así poder dirigir la nave. Sabemos que Grau era una especie de Han Solo dirigiendo el monitor, así que debe haber sido uno de los mejores en su oficio. Sin esos cálculos no hubiera sido posible ninguno de los míticos ataques del pequeño monitor. Cuando revienta la torre de mando, con Grau dentro, el comandante Elías Aguirre lo reemplaza y ordena a Enrique Palacios a ocuparse de los cañones. Es en esa zona donde la bomba revienta y le destroza la mandíbula.

Los héroes no son esos bronces de rostro adusto
Sin tiempo para lamentos, Palacios se ata un pañuelo alrededor de la cabeza para sostener el maxilar en su sitio y continúa el combate, la certeza de la muerte debe ser un potente analgésico, y asiste a Elías Aguirre quien decide embestir al Cóchrane con el espolón. Tarea difícil con el timón roto, la torre de mando en llamas y sin Grau. La maniobra no tiene éxito y el monitor se pone a tiro. Un disparo certero, desde el buque enemigo, termina con Elías Aguirre y Ferré, su ayudante.

Entre fuego enemigo, incendios y restos de heroicos cadáveres, el joven Enrique Palacios se pone a disposición del nuevo comandante: José Melitón Rodríguez, pero por poco tiempo. El Blanco Encalada no tardaría en decapitarlo de un cañonazo. Luego del ataque Enrique Palacios pudo sortear los cuerpos, destrozos e incendios y salir a cubierta. Desde ahí ve que el pabellón no está. Va hacia la proa y nota que las bridas que lo sostenían se habían roto. Sin este el enemigo asume que el Huascar se ha rendido. Con dificultad para respirar, sangrando y sin poder hablar, tal vez ensordecido por las explosiones, alcanza el pabellón nacional y lo vuelve a izar en medio del fuego enemigo.

Sin dirección, con los cañones inutilizados, sin municiones y totalmente rodeado, el Huascar no se rinde. El siguiente en la línea del mando, el teniente Pedro Garezón, ordena su hundimiento para evitar ser capturados. Los maquinistas abren las compuertas dispuestos todos a irse con la nave. Al final no lo logran y el enemigo aborda, efectuándose la captura.

La entrega no fue fácil. A pesar de estar desarmados (las municiones se mojaron al momento del hundimiento) Enrique Palacios y otros marineros pusieron tal resistencia que el enemigo ordenó un nuevo bombardeo. Es ahí que un fragmento deja malherido al joven Palacios, que pierde el sentido y es trasladado al Cochrane, donde es canjeado por un teniente chileno y parte rumbo al Callao, al que solo llega su cuerpo.

Llego al malecón, un faro enano rodeado de jóvenes haciendo deporte. Más monumentos. Se ve el mar, el Morro, Chorrillos, Callao, la Punta. Los héroes no son esos bronces de rostro adusto. Doy la vuelta y regreso a la oficina internándome en estas calles con nombres de colosos por las que caminamos distraidos.


martes, septiembre 15, 2015

Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez (*)

FOTO REFERENCIAL (o sea, este no es)

Hay cosas que son invisibles, como las señales que dicen "prohibido estacionar". Si algo no te gusta, consíguete un letrero de esos, cuélgaselo encima y asunto arreglado, nadie lo va a ver. En eso pensaba ahora, luego de esperar que un somnoliento taxista tuviera a bien mover su polarizado deportivo de dos puertas, para poder salir de mi garage.

Antes de partir, con la amabilidad que caracteriza a nuestros transportistas y con una mezcla de chicle y baba, me soltó algo parecido a una mentada de madre. No estoy seguro, porque se mezcló con otra voz de tono y actitud similar, que se fue alejando junto a él: la de Phillip Butters en su programa de la mañana por Radio Capital.

Phillip pasó de comentarista deportivo a ser el preferido de señitos, taxistas y chóferes de combi en una. También se volvió abanderado de quienes son la masa emprendedora e informal. Aquellos que se sacan la mugre trabajando y no tienen tiempo de ahondar en las noticias o leer un periódico, sienten que se "enteran" de lo que sucede en el país gracias a su programa. Se identifican con el gritón que les dice que "su opinión importa", aunque nunca hayan formado una por falta de tiempo o de información relevante. Estrategia de comunicación, le dicen.


Nada más falso: el total de las opiniones no importan. Importan las que se sustentan en la verdad. Sí, es cierto que cualquiera puede opinar, pero de ahí decir que todas son importantes es simplemente un sofisma, algo que parece ser el modus operandi de este caballero. Eso y una matonería y antarantamiento heredados del periodismo futbolero, son la insignia del programa que estaba escuchando el taxista de lunas polarizadas y stickers deportivos mientras dormitaba en la puerta de mi garage.

Porque no hay lógica para convencer a un atarantador, te va a ganar siempre. Recuerdo cuando era chico y, por una historia larga, terminé en un colegio un poco complicado. Todos los días había pelea con el nuevo, o sea conmigo. Yo solo quería saber ¿qué había hecho para pelearme? y obviamente eso era síntoma de debilidad. Porque la lógica no funciona con los matones. Cuestionar la pelea es perderla y lamentablemente eso es lo que hizo hoy mi amigo Marco Sifuentes al tratar de conversar con Butters.

Butters sostiene que Marco es un "asalariado del gobierno" y un "mermelero" porque el Estado le pagó para algunas asesorías y talleres. Durante su intervención no dejaba de hacer la misma pregunta:"¿te pagó el Estado o no te pagó?" buscando, mediante una retórica lumpen, que Sifuentes acepte algo que era cierto (el Estado lo contrató) para envolverlo con el sofisma "dime quién te paga y te diré quién es tu jefe" (palabras textuales).




Según la lógica de Butters y su "escala de valores", un periodista no puede brindarle servicios de ningún tipo al Estado pues este se vuelve, de inmediato, en su jefe. Si continuamos con esa lógica, un poco elemental, si uno tiene un jefe pierde la voluntad, es decir que si Butters trabaja para el dueño de la radio, y este le dice "vamos a apoyar el matrimonio gay" este señor tendrá que utilizar el micrófono para desdecir todo lo que dijo en contra. 

Imaginemos por un momento que tiene razón: que un periodista, al brindar sus servicios profesionales al Estado, se convierte en un sicario del gobierno de turno. Ok, Marco fue contratado por Ollanta y Nadine para que embarre a todos mediante su blog y luego los defendiera de cuanto escándalo saliera. ¿Acaso no se notaría eso en la línea editorial del blog? ¿En las opiniones de Sifuentes? ¿Acaso no existirían temas tabú en Chicharrón de Prensa porque podríamos chocar con el contrato de Sifuentes?


Todo lo contrario, Útero.pe es uno de los portales independientes más críticos del gobierno: dio a luz PublitoBot, una cuenta de Twitter que, entre otras cosas, monitorea automáticamente tuits con publicidad estatal prohibida o Manolo, el buscador de lobistas, que muestra los registros oficiales de personas que visitan diversas instituciones del Estado.

Claro, le pagan para que los ataquen. Si, son los Humala, pero no son tan brutos.

Vayamos más allá. Si para Butters, en el Estado no se puede contar con asesoría profesional de periodistas (porque automáticamente serían descalificados o más bien calificados como "mermeleros" o "vendidos"), ¿quiénes se encargarían de hacer notas de prensa, de comunicar al público temas de interés nacional o cuestiones de Estado? ¿Un abogado? ¡Ni hablar! porque cómo el Estado va a contratar los servicios de un abogado! Si después vamos a decir que es un asalariado e inclinará la balanza de sus juicios, no para el lado de sus defendidos, si no para el Estado. Es imposible. Entonces deberíamos llamar a un ingeniero. ¡Menos! ¿Te imaginas cuando tengan que hacer algún proyecto? ¡Va a cambiar los planos a favor de Nadine! ¡Mejor llamen a un militar! ¿PERO ESTÁS TÚ LOCO? Ah.. perdón a los militares les paga el Estado. Ah y a los congresistas y a los Ministros, es cierto, a los jueces y a los fiscales y a los policías...

O sea... ¿puedes brindarle servicios al Estado y no perder independencia? ¡Claro que sí! Un profesional debería poder trabajar para el Estado y es un lujo contar con buenos profesionales en él. Ningún pago te convierte en zombie, a no ser que seas un corrupto y siendo corrupto no denerías ser policía, ni congresista, ni militar, menos abogado ni juez, ni fiscal, ni médico, nada. No tiene nada que ver con eso.


Más o menos es como pensar que si tu público oyente son transportistas públicos, y justamente uno de tus mayores auspiciadores es una importante importadora de vehículos de transporte urbano para el Callao, vas a tener opiniones en contra de una alcaldesa que quiso hacer una reforma de transporte ¿no? o que vas a apoyar a un alcalde que va a dejar que Lima siga con el transporte público como está.

Yo creo que sería pensar mal.




***** UPDATE *****

Ante la insistencia de algunos tuiteros, adjunto la lista de algunos de los más conocidos y reconocidos periodistas que han brindado sus servicios profesionales al Estado. Todo esto estaba en los links de arriba y pueden encontrarlo (y corroborar la info) en el site de Transparencia Económica.


FUENTE: PORTAL DEL MEF: Transparencia Económica
http://apps5.mineco.gob.pe/proveedor/



(*) Principio de Hanlon


domingo, septiembre 13, 2015

NARCOS - una producción peruana.

Acabo de terminar de ver NARCOS, una espectacular serie de NETFLIX, en la que se cuenta (por enésima vez, sí ya sé) la historia de Pablo Escobar. Lo original de esta versión es que es el punto de vista "gringo". La historia, ambientada en los 80s, se desarrolla bajo la voz de un agente de la DEA que anda tras los pasos de Escobar y va descubriendo cómo, en latinoamérica, los narcos intentan legitimar su inmenso poder mediante la política.




En esta serie vemos algunos personajes históricos, algunos recordados por venderse al cartel, otros que obedecieron por miedo, pero también están los otros, quienes parecen ir hasta las últimas consecuencias convencidos de que el bien siempre gana. Esos, que parecen inmunes al dinero y las amenazas, no solo viven en la ficción, están aquí, en el mundo real.

Era 1980 y Gustavo Gorriti tenía la mirada clavada en un papel. Acababa de sacarlo de un sobre y tenía el dibujo de una calavera. Sabía qué significaba. ¿Qué sería del hoy investigador periodístico, quien en esa época no era más que un imberbe reportero, si decidía no continuar con la investigación? No hubiera sido el primero, su antecesor se aterró. Sin embargo, luego de deliberarlo con la familia, siguió adelante y, junto a Zileri, repasó las costuras de un entramado que se convertiría en uno de los casos más sonados de la historia de la narcopolítica del Perú: el caso Langberg

Escobar estaba obstinado con entrar a la política, más que en búsqueda de inmunidad, deseaba legitimar su poder e hizo uso de sus oscuras ganancias para financiar dirigentes políticos, periodistas y personajes influyentes.

Escobar estaba empecinado con llegar a ser presidente de Colombia

Algo parecido pasaba con el narco de nuestra historia, si bien es cierto los negocios de Langberg se remontan al gobierno de Morales Bermúdez, la relación más estrecha del auroral capo del narcotráfico peruano, es con el APRA. Era 1980 y el narcotráfico ya había echado raíces en uno de los partidos políticos más importantes del Perú. 

NARCOS, la serie de NETFLIX, arranca con Ronald Reagan (a comienzo de la década de los 80) declarándole la guerra al narcotráfico mundial. Se le brinda el máximo apoyo a la DEA y le otorgae carta blanca para operar en los países en los que se inicia la ruta de la coca. 

Langberg entrevistado por Gorriti
Eso encaja con la historia de nuestro narco, en esos días la DEA lo captura y entrega junto con uno de los más grandes cargamentos del mundo de pasta básica (los que hoy suenan miserables: 500 kilos) para ser liberado al día siguiente por el Ministro del Interior de Morales Bermúdez, Enrique Velit, no sin antes limpiarle el rastro y eliminar las pruebas. Cualquier parecido con la ficción o con alguna noticia actual no es coincidencia.

"Página en blanco" sección de Diario P.M. de Langberg ¿no nos recuerda la actual bronca de AGP con E. C.?

Antes de que Gerald Oropeza hubiera nacido, ya el narcotráfico financiaba partidos políticos, poseía medios de comunicación (Langberg era dueño del diario P.M. con el que el APRA se encargaba de demoler al gobierno de turno), compraba jueces, fiscales y estaba metido en el Poder Judicial. Y quienes no tenían un precio, tenían miedo y, como le sucedió a Gorriti, recibían un sobre con una calavera. Una cortesía antes de volverlo a uno un paquete fondeado en un basurero.


Gracias a su recaptura, y gracias a la extraordinaria investigación de Gorriti con Caretas,  se evidenciaron las conexiones de Langberg con el APRA:

"(...)Langberg fue detenido en México por la posesión de 15 gramos de coca cuando estaba en compañía del líder aprista Jorge Idiáquez. Fue condena­do en 1984 a 14 años de cárcel, pero luego su pena fue reducida a la mitad. 
Cabe recordar que Idiáquez era el secretario personal y guardaespal­das de Haya de la Torre. Se comentó –pero nunca confirmó– que, a fines de los 70, Carlos Langberg había cos­teado el tratamiento médico del fun­dador del PAP y, una vez fallecido, compró su legendaria casa de Villa Mercedes." (1)
Como dicen los orientales, en las crisis hay que ver la oportunidad, y hubo alguien en Alfonso Ugarte que tenía esa máxima muy presente: el joven abogado Alan García Pérez. 


En 1980 el líder del partido era Armando Villanueva del Campo, y ante la evidencia de que su campaña a la presidencia fuera financiada con dinero del recientemente capturado narcotraficante, tuvo que dar un paso al costado, oportunidad que el hoy dos veces expresidente, aprovechó para convertirse en el delfín de la estrella y llegar, al cabo de unos años, a su tristemente célebre gobierno. 

Empero, luego de unos días de haber juramentado, uno de los laboratorios más grandes de PBC del que se tenga memoria, propiedad de uno de los socios de Langbert: Reynaldo Rodríguez López (a) "El Padrino", explotó. El laboratorio era tan grande que los medios lo bautizaron como "Villa Coca". Sin embargo, ya había comenzado el gobierno de García Pérez y se pide el cambio del fiscal, el caso se archiva y nos quedamos solo con el recuerdo de Elmer Alfaro (Machucao) diciendo: "soy su hermano, pero no sé nada".

Es durante este mismo gobierno en el que se descubre la relación del diputado aprista Manuel Ángel del Pomar Cárdenas, padre del exalcalde de Barranco, con el narcotráfico. El diputado fue capturado por INTERPOL en 1988 intentando cobrar en Alemania un cheque con el equivalente a US$ 120,000 girado por Manuel García Montes, narcotraficante capturado con casi 50 kilos de cocaína. Del Pomar recibió 4 añitos de prisión en 1993. 


El abogado de Del Pomar, Moisés Tambini del Valle, también diputado por el APRA y suegro de Beto Kouri, integró la Corte Superior de Lima en el primer gobierno de AGP, además de ser defensor del presidente García Pérez en algunos casos. Sus lazos familiares son, para utilizar un término menos escandaloso, "interesantes": Su hermano, Augusto Tambini, cae en Yurimaguas por narcotráfico, su hija, Mónica Tambini, dueña de la Notaría Tambini, fue abogada de el conocido "Lunarejo", Fernando Zevallos.

"Pero ahí nomás no queda la coca. Fernando Zevallos, uno de los 10 capos más importantes del mundo, según EE.UU., utilizó la Notaría Tambini, que figura a nombre de la hija del procurador, Mónica Tambini, para legalizar documentos utilizados por su defensa en el proceso judicial que se le siguió por narcotráfico y lavado de dinero. También brindó servicios a AeroContinente y Nuevo Continente." (2)

El detalle adicional que brinda Caretas no merece mayor comentario:
"Tampoco pasó desapercibido el hecho que el 29 de agosto pasado, Tambini organizó en su casa de Monterrico una fiesta por el cumpleaños del vocal Supremo Javier Villa Stein. A la reunión acudió García. “Hay otras evidencias que lo conectan con el llamado ‘Lunarejo’. Ruth Monge de Tambini, nuera de Moisés Tambini, fue abogada de Zevallos y más tarde su principal contacto en el Poder Judicial cuando fue incorporada a la judicatura como jueza en lo penal, según pesquisas de El Comercio. Tiene una investigación abierta en el Ministerio Público y otra en la Procuraduría del Poder Judicial que jefatura su suegro, el doctor Tambini. “No soy amigo de Fernando Zevallos. Si alguna vez lo he visto es por periódicos y una vez que asistí a una reunión o aniversario, no recuerdo. A Lupe Zevallos sí la conozco porque me invitó a su fiesta de cumpleaños en el 2003”, reconoció. cierto”, confirmó a CARETAS. “Pero no patrociné para que lo elijan titular de la Corte Suprema." (2)
Pero no todo es color rosa entre el narcotráfico y el partido de la estrella. También hubo sus desavenencias, tal como ocurrió en el 2003 entre Alan García y Orlando Sánchez Paredes, quien es sindicado como cabecilla de una red de narotráfico. ¿El origen del problema? Se disputaron una mina.

No vayan a creer que se trata de una curvilínea y platinada argentina si no una valorizada en mil millones. Según IDL - Reporteros una camioneta comprada por AGP era utilizada por Alfredo Sánchez Miranda, uno de los hijos de Orlando Sánchez Paredes para trabajar en una de las empresas de fachada de los Sánchez Paredes: Alta Tecnología e Inversión Minera y Metalúrgica S.A. (ATIMMSA). (3)

Pero no siempre fue así, los Sánchez Paredes y García Pérez eran mucho más que amigos, tanto que se descubrió que la familia había aportado US$ 5000 a la campaña presidencial de AGP del 2006, algo que en su momento fue un escándalo y se resolvió con la devolución del monto por parte de García Pérez.



En mi serie del cable, Pablo Escobar acaba de huir. Sin embargo sabemos que la sonrisa solo le durará unos cuántos capítulos más. Todos sabemos cómo acaba la historia. 

Con esa horrible sensación que deja el último capítulo de la temporada, regreso a la televisión nacional: la policía ecuatoriana acaba de capturar a Gerald Oropeza, sindicado como un capo del narcotráfico peruano. Hace unas semanas, la policía había desbaratado un plan de sus sicarios para asaltar una agencia bancaria en Máncora. Todo encaja.



Gerald Oropeza tendría vínculos con el APRA, entre quienes figura Luis Nava, aprista y secretario general de Palacio de Gobierno durante la presidencia de García Pérez. Nava habría negado conocer a algún Oropeza pero el gran Facebook detectó que él y Pilar López Vargas, la mamá de Gerald, eran amigos y, hurgando un poco más, encontramos que para su campaña electoral Nava utilizó una casa que pertenecía a Miguel Facundo Chinguel (sí, ese mismo). Los arbitrios de esta los pagaba Gerald.

Pero no hay que confundirnos: ni estos son todos los narcotraficantes ligados al APRA ni la narcopolítica es exclusiva de Alfonso Ugarte. Sin embargo, la importancia de este partido, su capacidad organizativa y la presencia de "compañeros" en diversos puestos del Poder Judicial, hacen que los vínculos con los narcotraficantes parezcan más importantes y poderosos que en los demás. 

Ojalá que esta coproducción internacional, que tiene años, llegue a su fin. Sin embargo, la captura del "Tony Montana peruano" (amigos periodistas, qué daño le han hecho a Caracortada), marca el final de una temporada. Ojalá no nos deje con esa sensación de que el malo siempre gana.



_______________________________________
(1) Revista Velaverde, Agosto 13 - 2014
(2) Revista Caretas, Enero 18, 2007 

lunes, agosto 31, 2015

Las lista de Ashley

Había una vez, un website al que hombres y mujeres matrimoniados podían huir cuando el tedio o simplemente la picazón curiosa surgían dentro de la relación.

Cuentan por ahí, que era el paraíso virtual del "todo contra todos", que nadie hacía preguntas porque todos tenían un vínculo civil en el mundo real y echarse una cana al aire estaba a un SEND de distancia.

Así fue por un tiempo y la gente fue feliz: las esposas no sospechaban, los esposos no tenían ni idea, pero sus parejas jugaban a dos cachetes, conociendo gente dispuesta gracias a esta página alcahuetera y dándole al truco hasta donde los créditos y el tiempo robado aguante.

Pero llegaron ellos, los que se mueven mejor en la virtualidad que en el mundo que habitan, y rompieron todos los sellos que ocultaban las identidades de los penderejillos. Preferencias sexuales, números de DNI, de tarjetas de crédito, nombres, direcciones, todo fue colgado en diferentes servidores a la vista de todo el mundo.

Suicidios. Depresiones. Divorcios. Para algunos la crisis china, los inmigrantes y todo lo demás se volvió la última prioridad. Hackers, periodistas, activistas, publicaron las listas negras de la vergüenza, donde aparecieron conspicuos y honorables ciudadanos defensores de la familia, el matrimonio y la religión.

Aquí lo vimos como una noticia marciana, lejana, "first world problem", hasta que llegó Chicharrón de Prensa y soltó la noticia como flecha: "oye, tenemos la lista de peruanos usuarios de esta página de infieles: Ashley Madison" ¿Creen que sea de interés nacional como para soltarla?"




 

viernes, agosto 28, 2015

Guerra de hamburguesas

Algunas guerras se ganan sin pelear: enfrentamientos de largo aliento donde el más débil, luego de mirar al enemigo sin mover un pelo, termina por parpadear; otras silenciosas, en las que los antagonistas actúan como si el otro no existiese: cada uno se infla y pavonea como el más poderoso solo para ganar aliados; y también las que son definidas por el cariño (u odio) de la comunidad. No importa quién metió más goles o qué boxeador se llevó el cinturón. Campeón será el que esté en el corazón de la gente.


Ganando territorio

El márketing tiene mucho de estrategia bélica. Hay ejércitos poderosos e invencibles pero también hay guerrillas pequeñas, capaces de debilitar imperios eternos. Directores, analistas, creativos, vendedores de una marca, forman parte de un batallón que no duerme pensando en cómo ganar terreno utilizando táctica y fuerza. Sin embargo, a veces, gana la diplomacia.

Hace unos días Burger King, una de las más conocidas cadenas de comida rápida, generó polémica al hacer una propuesta pública a Mc Donald´s (su competidor directo) para un "alto al fuego" en la "guerra de las hamburguesas" y promover así el Día de la Paz, (21 de setiembre) iniciativa de la organización "Peace One Day".

Algo así como "El día del niño" pero con esteroides


Esta propuesta fue lanzada de manera global mediante redes sociales y el site mcwhopper.com, creado especialmente para explicar dicha propuesta, en el que explican la receta de la hamburguesa, dónde y cómo se ofrecería e incluso el uniforme especial que tendrían los colaboradores de ambas cadenas de comida al paso. 

Todos los medios de comunicación hicieron eco rápidamente de la noticia, no es sorpresa que este tipo de propuestas simbólicas (paz, medioambiente, protección animal, etc) sean adoptadas por el público sin pensar. Quienes hemos comandado equipos de márketing conocemos este tipo de estrategias emocionales que canalizan el apoyo de la población a "nuestra lucha" (que no es otra en el fondo, que ganarle terreno a la competencia).

El engendro: la McWhopper.
Desde el inicio del combate ya había ganador: Burger King. Eso de "quien golpea primero, golpea dos veces" es una verdad de perogrullo y, salvo algún movimiento genial e inesperado, todos los flancos de McDonald´s estaban cubiertos: si aceptaba, estaría afirmando que la idea de BK fue genial y (pucha, cómo no se nos ocurrió a nosotros antes, se nos pasan las cosas aquí en McDonald´s) multiplicando el brand awareness de la competencia, incluso entre sus propios clientes. Por el contrario, si no aceptaba, sería "el malo de la película" (ala, cómo va a decirle no a "la paz", hay que ser muy malo y mercantilista para hacer algo así). 

"Qué lindo sería el mundo, unamos banderas, combinemos himnos"...  parfavar...
Dos caminos: uno que llevaría al enemigo al triunfo (pierdo el liderazgo) y el otro me lleva al fracaso (quedo como el malo). Salvo, como decía líneas arriba, un movimiento inesperado y genial de la marca, no había otra ruta. Así que preparamos canchita y esperamos a ver qué pasaba.

Al final el camino elegido, como era obvio, fue declinar.  El fin de la guerra (o el comienzo de una nueva) se firmó en Facebook, en territorio de McDonald´s, con un post de Steve McDonald´s:




"Estimado Burger King,
Inspiración para una buena causa ... gran idea.
Nos encanta la intención, pero creo que nuestras dos marcas podrían hacer algo más grande para hacer realmente la diferencia.
Nos comprometemos a darlo a conocer en todo el mundo, pero te unirías a nosotros en un esfuerzo global significativo?
Todos los días, como sabemos, entre nosotros no hay más que una amistosa competencia de negocios, y desde luego no las incomparables circunstancias del dolor real y el sufrimiento de la guerra.

Estamos en contacto.
CEO -Steve, McDonalds
PD Podrías hacer una simple llamada telefónica la próxima vez."

Auch.

Más allá de si es efectivo este mensaje, si logra o no librarse del enfrentamiento, hay tres puntos clave con los que buscan, en el fondo, minimizar los daños (que, como veremos en los comentarios, serán masivos).
Se viene la tormenta de arena

1. ¿Te unirías a nosotros en un esfuerzo global significativo?
Uyuyuy, aquí le está dando la vuelta a la tortilla. "No acepto, ok, golpéenme por eso. Pero ¿tú aceptarías una propuesta que venga de nosotros?" y un millón de ojos ahora miran a BK expectantes. ¿lo haría?

2. Entre nosotros no hay más que una amistosa competencia de negocios y no las circunstancias de la guerra. 
¿No es acaso vano y hasta inmoral hacer una campaña de márketing poniendo en el tapete una situación tan terrible y dolorosa como la guerra? Más o menos dice eso en otras palabras.


3. Podrías hacer una simple llamada telefónica la próxima vez
"Es obvio que estás intentando llamar la atención." Si realmente quería hacer algo por la paz mundial, podrían haberlo conversado (primero) en privado y lanzar algo juntos.

¿Es adecuada la respuesta de McDonald´s? Igual pierden pero creo que no había otro camino. Era el precipicio o el campo minado. Ahora tienen que centrarse en recuperar terreno y contraatacar. De hecho, tal como pensamos desde el inicio, el rechazo era el camino previsible de una marca de la envergadura de McDonald´s.

Veámoslo como estrategas, sin hambre, apasionamiento ni motivaciones románticas: disfrázalo de lo que quieras, ES un anuncio de BurgerKing. Y McDonald´s lo estaría apoyando.

Esto es, adornos más o menos, una publicidad de BK.
Puede ser que la clave esté en el post de McDonald´s: una contrapropuesta (mucho más grande) que obligue a BK a ceder (volverse seguidor) o enfrentarse (rechazarlos), algo que le quite la máscara de "buena voluntad y trascendencia" a algo que solo es, como dice Steve McDonalds, una "amistosa competencia de negocios". 

Parece que terminó la Guerra Fría y no son tiempos de paz necesariamente los que se vienen. 

miércoles, agosto 19, 2015

Matar al (otro) padre

Aquel dilema metafórico de destruir la imagen paterna para reafirmarse, para ser uno mismo, es el tema que mi amigo Luis Davelouis aborda en su última columna, a propósito de los nuevos movimientos de izquierda. Luis ha tocado un punto muy interesante pero, como bien plantea en su introducción, no exclusivo de la política.



Sin ir muy lejos, para muchos, la adolescencia es esa primera ruptura con los padres. Es cuando comenzamos a cuestionarlos pues ya no los vemos ni mejores ni más fuertes que otros adultos, ni siquiera lo saben todo, como creíamos durante la infancia. Tengo una hija en esa etapa y ya me acostumbré a su “papá tú no sabes”.

Toda esta rebeldía es importante, ya que el distanciamiento que genera contribuye a la construcción de una personalidad propia. Ya no es un “nosotros” si no un enfrentado, contrapuesto y recién nacido “yo”.

Regresando a lo propuesto por Davelouis, la izquierda ha ido cambiando, evolucionando pero, sostiene, hay un pasivo que cada vez se vuelve más pesado: cargar con los formadores, los patriarcas.  Se les guarda aún mucho respeto como para hacerlos a un lado y eso les quita fuerza. Debe ser como ir a una entrevista de trabajo acompañado de tu mamá.

El mítico Hugo Blanco


Sería vano deshilachar lo que tan bien explica mi amigo en su columna, sin embargo quisiera jugar con el otro lado de la moneda y someterlo al mismo análisis ¿está la derecha aún muy cerca del padre? ¿alguna vez existirá una derecha no tan conservadora?

Si partimos del mismo punto judeo–cristiano, del que parte Davelouis, vale la pena citar a Francisco Umbral: “Caín sigue siendo la izquierda y Abel la derecha. Son los agricultores contra los pastores. Abel es el agricultor que cuida mucho sus frutos y la Biblia dice que para ofrecérselos al Señor; y Caín es el transhumante que cruza el mundo. Claro, siempre hay más revolución, más inquietud, más novedad, más progreso en el hombre errante que en el primer burgués que es Abel.”

Es interesante esta metáfora pues nos pone en contexto para descubrir un Caín que está en constante revolución, apartándose del padre, para romper lo establecido. No duda en patear el tablero cuando siente injusto que su padre ve con malos ojos los animales que le ofrenda, sin ningún motivo y en contraposición a la odiosa preferencia que siente este por su hermano Abel.

Francisco Umbral

Yendo más allá con la comparación de Umbral, podemos asumir que Abel se siente predestinado, colocado por Dios para ser el dueño de aquél jardín de los orígenes. Dicho de otra manera, los hermanos no necesitaban ni competir por los derechos de primogenitura (tal como ocurre más adelante con varios personajes bíblicos) ya su padre había decidido eligiendo al menor.  Esto conforma la primera muestra de desigualdad en el mundo (metafóricamente hablando y,  por supuesto, en el universo bíblico), Caín se rebela frente al predestinado y conservador hijo de Dios para reclamar igualdad de oportunidades. Abel creía en su padre, Caín se aleja de él, reclama con esto su laicidad.

Claro está que nadie escribió el Génesis pensando en esta dicotomía, pero sí hay ciertos elementos de la naturaleza humana impregnados en estos personajes: la lucha fratricida, la desigualdad,  la ruptura con el padre, etc.

El artículo de Davelouis sostiene que la izquierda se ha renovado, a evolucionado, algo que podríamos también afirmar sobre la derecha: Muchos que antes estaban cómodos con la etiqueta de “conservadores”, apelando a la tradición para sustentar la herencia que los colocaba en la parte cómoda de la desigualdad, hoy se llaman “liberales”, pues ganaron este espacio a mano, con trabajo, empresa e inversión. Es el burgués que defiende la “libertad económica” para continuar escalando en la pirámide.

La otra transformación de la derecha tampoco viene desde dentro, llega más bien desde las antípodas: países de regímenes socialistas o comunistas se abrieron al mundo y se convirtieron a una especie de “capitalismo atípico”, incluso en países como el nuestro donde muchos radicales de derecha se autodenominan “liberales” cuando en otras realidades serían tildados de “ultraconservadores” (un liberal debería estar a favor de un Estado laico o  de respetar la decisión personal para abortar, por dar un par de ejemplos cercanos) .


A pesar de las diferencias y los matices, para la derecha es mucho más difícil alejarse del padre pues en él se sustentan sus derechos (heredados o conquistados). Es vital defender el statu quo y,  si es posible, ir más allá del progenitor: acercarse al abuelo o al bisabuelo (la importancia del apellido), así hasta llegar al poder divino que dio el visto bueno a la ofrenda de Abel, el mismo que no es otra cosa que el derecho a la diferencia.

Para que esto no cambie necesita defender valores morales y religiosos heredados, haciendo uso de la autoridad como lo haría el hermano mayor que queda a cargo por orden del padre. El primogénito ejerce su derecho y lo hace valer monopolizando esa fuerza que no es otra cosa que la represión de la autoridad. Por esa razón la derecha siempre solicitará mayor control policial o militar.

"Information Is Beautiful"



Quienes comulgan con las ideologías de derecha no dudan en llamar “arcaica” y “desfasada” a la izquierda. La tildan de obsoleta, tomando como referencia la caída del comunismo en sus países más representativos, sin embargo esta (al alejarse de la tradición) avanza con la humanidad y los cambios sociales. La izquierda no tiene apego, es el Caín trashumante. Abel se queda en casa. Por eso nada más imposible que una derecha progresista. Para ser progresista se tiene que mirar adelante y romper con el pasado. Algo que aún le cuesta bastante a la izquierda pero que ya vemos en otros países en los que se debate, desde la progresía, temas como el medioambiente y la diversidad de género. 

¿Y dónde quedan los de centro? Si continuamos con nuestra metáfora bíblica, Adán y Eva tuvieron otro hijo, al que llamaron Set. No lo dice la Biblia, pero si viviera estoy seguro que sería de los que apaga el televisor los domingos en la noche y se pregunta "¿para qué tanta pelea entre Adanes y Caínes, si al final no llegan a ningún sitio? Si me quiero enterar de algo, mejor veo Chicharrón de Prensa"

Gran tipo, Set.