jueves, febrero 27, 2014

"Los 3 Villalobos"

Cuenta una vieja leyenda familiar, que en la Cuba de los años 40 un muy querido hombre de campo, y patriarca de la familia Villalobos, fue asesinado al lado del menor de sus hijos. Se inició así una serie de crímenes con el fin de despojar a los campesinos de sus tierras, veinte años antes de la revolución.

Es en medio de estos humeantes cañaverales que surgen tres hermanos dispuestos a cobrar venganza, en nombre del padre, y combatir las injusticias sufridas por quienes habitan sus predios.

Así nace el mito de los hermanos Miguelón, "Machito" y Rodolfo Villalobos, y sus aventuras justicieras en un auroral western cubano con todas las de la ley: justicieros, villanos, caballos, sombreros y botas. Y balas, muchas balas.
  


 
No puedo dar fe de la veracidad de esta historia, es más: la leyenda real acaba de ser sazonada, líneas arriba y maliciosamente, con especias de la casa; pero lo que no se puede negar es la existencia de estos tres justicieros. "Los tres Villalobos" vivieron y siguen vivos como cualquier otro superhéroe de historieta o del cine. 

La historia y los personajes de "Los tres Villalobos" han tenido un recorrido más extenso que cualquier millonario de Ciudad Gótica o hijo predilecto de Kriptón. 

La voz del locutor debe haber comenzado con el slogan: "Los episodios más famosos que se hayan transmitido por Radio hasta ahora" (era 1943) era la señal que indicaba que comenzaba un episodio más de la serie, de estos justicieros a caballo, escrita por Armando Couto y auspiciada por "Elsa, el jabón que encanta".

Las aventuras de "Los tres Villalobos" fue un hit. La serie radial se exportó a México y de ahí a Venezuela, donde se siguió escuchando hasta los años 50. En paralelo aparecieron en revistas,  álbumes de figuritas o postales. También como tiras en periódicos.





El salto a la pantalla grande fue en México, en 1954. Fue el productor, director y guionista Fernando Méndez quien hizo la versión fílmica de "Los tres Villalobos" seguida de "La venganza de los Villalobos".  Lo mismo pasó en Cuba un par de años después: se proyectó una versión cubana llamada: "Aquí están los Villalobos" y la secuela "El regreso de los Villalobos".



Casi 35 años después de su creación, la historia tenía seguidores en el Caribe, México y Venezuela, tanto así que los personajes ingresaron con éxito al febril mundo de las historietas mexicanas. La serie se dibujó desde 1977 hasta principios de los 80.

Ningún villano pudo vencer a estos tres hermanos en casi medio siglo. Sin embargo un paladín barbudo, vestido de olivo, había comenzado a ahogarlos poco a poco: la idea de tres tipos, a lo cowboy, que ejercían venganza por su propia mano, rescatando a los oprimidos campesinos de la injusticia, no eran afines a la ideología marxista-leninista ni a los principios de la revolución.

Aún con todo, los tres hermanos Villalobos salieron victoriosos: no solo salieron de la isla para convertirse en una historia latinoamericana, sino que en el 2008 renacieron de las cenizas en la misma televisión cubana. Claro, un poco distinto: ahora es un culebrón más romántico, con cierto toque de denuncia contra la desigualdad latinoamericana. 




 ¡Bueh! pero viven.

¡Vamos Miguelón!








FUENTES: 















No hay comentarios.: