sábado, febrero 24, 2007

Despertar



Otra vez me descubro mirando la foto. Esa foto. Desde niño me quedaba un buen rato mirándola, ensimismado, hasta que me veía ido, hasta que una pizca de conciencia, esa que me mira mirándola, me hacía despertar. Otra vez me veo, otra vez te veo. Tu última foto. Nuestra última foto.

Llegamos a tu encuentro, se terminaba LA década y por fin nos reuníamos como familia completa. Mamá cargó con sus dos hijos y te dio el alcance en Venezuela, habías estado lejos siguiendo los trámites que se te exigían para poder tener derecho a curar los mismos dientes que curabas en Perú. Ahí estaban tus hijos: el mayor, sonriente muchachón de cinco años junto a la menudita y vivaracha pequeñita de dos.

Pero sobre todo llegaba tu mujer, la que moría por ti. La que no veía las horas de llegar a abrazarte, de buscar la nueva casa, de armar el cuarto de los hijos, de iniciar la amorosa rutina de despertarse a tu lado, de verte cargar a tu hija con una mano, de retomar los juegos que dejaste antes de irte ("lito... lobo. ¿cómo te llamas? Litooo Loobooo"), la espera había llegado a su fin y éramos una familia nuevamente.

El día del reencuentro fue una fiesta, fuimos al parque, compramos unos globos gigantes, paseamos en el pequeño Renault y planeamos tantas cosas que yo, sin entender mucho desde mis cinco años, presentí maravillosas.

Futuro. Seguridad. Familia. Tranquilidad. Son conceptos vagos que una mente de cinco años puede entender pero no proyectar ni comprender en su real magnitud (tan sólo los identifica cuando de un tirón hacen falta).

Te dio tiempo de enseñarme a montar bici, te dio tiempo de verme aprender a leer, te dio tiempo de todo lo que un padre separado de sus hijos planea hacer apenas los vea. Hoy que vivo lejos de mi hija lo sé, lo entiendo.

Hasta esa mañana de sábanas turquesa y murmullos apagados. Entre sueños vi a mi madre observarme entristecida. ¿Por qué vigilas mis sueños? ¿Qué ves en ellos? ¿Sabes que es mi último sueño feliz? ¿Sabes que estoy montando bicicleta con él, que me enseña a tomar fotos con la polaroid o a jugar con los trenes prometidos? Sí, tal vez lo sabes y me dejas disfrutar hasta que la nebulosa de la mañana desaparezca aquél mágico lugar en el que habito mientras duermo y, mientras me miras a los ojos recién abiertos, te oigo decir: "Litolobo, tu papá se fue al cielo..."

- No, se fue a Barquisimeto.

Y estrellé mi rostro contra la almohada. Mi cerebro no me permitía entenderlo, pero mi alma sabía que te habías ido para siempre.

12 comentarios:

Danza Invisible dijo...

Qué duro...

Anónimo dijo...

todos no pensamos igualmente y eso es una buena cosa que supongo

Rose dijo...

Y ahi estoy yo!!! De vestidito rojo!!!! Que triste este blog Litolobo...Esto nos marco para siempre, no? Yo miro a Nicolas y pienso ...que puedo hacer para que siempre tenga seguridad, familia, felicidad? Pero a veces no depende de nosotros y el destino nos juega malas pasadas...Ojala lo que nos queda de vida (q espero sea un monton todavia) podamos decidir ser felices y que nada se interponga....Por ahora tu tienes a Mafe para darle todo todo tooodo tu amor, dedicale mas tiempo porque los anhos pasan y luego cuando sea grande no vas a poder retroceder el tiempo....ojala tengas mas hijitos y hagas una familia feliz...o sea como sea pero seas feliz. Te lo mereces litolobo, algun dia.

Xuravet dijo...

me has arrancado las lagrimas...
pienso en mi pequeño de 5 años al cual amo intensamente y quiero seguir para el muchísimo tiempo.
Saludos Lobito y cuida mucho a Mafe.

Luis Salviati dijo...

Bro, que te puedo decir, me has hecho llorar en plena chamba, luego de una bronca con mi jefe... lo peor es que talvez el imbecil piense que es por la bronca, te repito lo que te dije una vez y seguro tu solo entenderas, podemos compartir al viejo. TQB

Cinder dijo...

si sobre todo cuidate, para q ella pueda disfrutar de ti mucho tiempo, es muy doloroso cuando esa persona especial se va de nuestras vidas, pero siempre q la recuerdes nunca morirá ni te dejará, ya lo verás, aún tengo a mi padre conmigo,aunque lejos y a pesar q el es muy serio con sus sentimientos, nunca olvidaré la vez q me contó cuando aprendio a montar a caballo. una persona q es para mí cómo el abuelo q nunca tuve, se fue!, y en unos días se cumple un año ya, lo pienso siempre y gracias a eso, está presente y vivo en mi corazón, cuidate.

Enrike dijo...

El reencuentro siempre llega . algún día nos veremos todos en el otro lado.

Anónimo dijo...

se lo q sentiste , por q a mi me paso a los 5 años , y muy dentro de mi sabia q no volveria a ver a mi papa q estaba en USA . ahora tengo dos hijas y le pido a Dios no faltarles . cuidate .

Anónimo dijo...

Soy piel justa alegre que elegiste hablar de esta materia, así que de mucha gente lejos del del mundo real .

Angel Castillo Fernández dijo...

No sé qué decir. Un abrazo, Lobito.

Anónimo dijo...

Popstitute:


me mojé con esa foto tuya a esa edad... me puedes mandar otras así pero en ropita de baño?

:D

ah
tu mami sale raaaaaagggggia

vidente dijo...

Si la familia...tan importante para mi y para muchos aunque aún no la tenga ..aveces haber tenido momentos maravillosos y unidos es mas importante que tener un padre "vivo" mueriendo en vida..por el alchol..que te quede esos momentos felices ,que de verdad lo fueron ..tu madre seguro lo amaba con todas sus fuerzas y eso es lo que nunca vi en mis padres..cuando escucho historias asi realmente me conmueven ..el te mira desde el cielo y se que te protege.desde ahí .lo se..