jueves, diciembre 29, 2005

La hija de Papa Noel

Noviembre del año 2001. El verano se asomaba con fuerza y mi hija también: su mami estaba en casa a la mitad del sétimo mes de gestación y yo en la avenida Aramburú con un papelito en la mano con el precio del parto natural y la cesárea.

Sin seguro y sin un sueldo decente, haciendo algunos freelances (desesperadamente baratos), logré cubrir por puchos casi todo lo correspondiente al parto. La cara de imbécil que tenía en Aramburú ese día era por haber recibido la noticia de que mi hija necesitaría nacer por una cesárea.

Me había costado medio año cubrir el monto del parto y me acababa de enterar que la cesárea costaba el doble.

¿A quién llamar? ¿A quién acudir? Se acercaba Navidad y yo sin un sol, parado en la esquina de la clínica sin saber dónde diablos ir. Faltaban tres meses para que María Fernanda llegara ¿qué hacer?

Recordé a un amigo que trabajaba conmigo, el viejo "Mapinfo", que se cachueleaba en diciembre vestido de "Santa" en Wong. Lo llamé y me dio la buena noticia: "Están buscando gente, cuñau. Apúrate."

Corrí, me hicieron exámenes psicológicos (qué miedo), trajeron a un sastre, tomó medidas, y me entregaron un paquete: una colonia "Chupetín", barba y peluca blanca, unos anteojos dorados y una campana.

El grupo de Santas superábamos la veintena (entre fijos y reemplazos) y había algunos tíos que ya no necesitaban disfraz (ni relleno): eran gordos, canosos y de ojos azules. Ese era su chamba, el resto del año hacían taxi o cachuelitos.

La paga era buenísima y alcanzaba (casi exacto) para el parto, así que acepté feliz y un poco nervioso ser Papá Noel esa Navidad.

Me tocó en el Wong de Av. Canaval y Moreyra y en el Metro de la Av. Canadá. La primera vez fue muy vergonzosa. Imagínense salir en medio de la gente, reírse y tocar la campanita, me moría de roche. Luego, poco a poco, fui entrando en calor y hasta me llegué a divertir.

Lo que no fue divertido, pero para nada, fue justamente el calor. Fue terrible. Ahí entendí el por qué del pago tan elevado. Dentro del disfraz, un relleno de espuma cubierto con tela roja y peluche blanco, fácil se llegaba a los 50 grados. Las botas de charol, la barba y la peluca eran insufribles.

Los antiguos me habían advertido: "Dale suave las dos primeras semanas, después ya si quieres paséate y todo..." como buen novato no les hice caso y mis dos primeras semanas fui la encarnación de la Navidad: caminaba entre los niños, reía a todo pulmón, azotaba la campanita como un poseso y abrazaba a cuanto grupo de pequeñines se me acercara.

Después del día 10 comenzó el infierno.

La barba me sacó un sarpullido de los mil demonios, la peluca blanca se tiñó de rojo por el sudor y el calor que tenía que soportar debajo del gorro, las botas se convirtieron en verdaderas trampas de plomo y los guantes eran una tortura medieval. El traje era una preciosura creada en lejanos telares chinos y habían convertído algún hilo de plástico en una imitación de terciopelo que, unido al peluche blanco y al nylon de la barba y la peluca, hacían el traje tan hermético que podría soportar cualquier viaje espacial.

Cada mañana, como quien se enfunda en el overall para ir al cadalso, me vestía pensando que abril se acercaba y con él María Fernanda.

El calor era insoportable y cuando pedía algo de tomar me decían que sólo podía beber "lo que había para degustación", entiéndase yogurt tibio. También entendí la función de la colonia "Chupetín": tenías que bañarte en ella cada cierto tiempo para no apestar como un delincuente, recuerden que era un único traje para los 6 días de la semana.

Detrás de las góndolas y los anaqueles se escondía un submundo que nunca imaginé encontrar. Descubrí a algunos colegas (menos abrigados que yo, pero igual sufriendo la tortura de la espuma sintética), y así me hice amigo de la "Cera Emperatriz", del "Patito de Cua Cua" y de la "Botellita de Bercheva". Esta última había sufrido múltiples golpes debido a que no tenía mucha movilidad con las manos (era una puta botella sin manos) y los pirañas de la Av. Canadá se aprovechaban para tabearla.

Entrar a esos pasadizos oscuros y sentarse entre los muñecos descabezados y agotados fue una experiencia alucinante. Desde esa vez los muñequitos del supermercado ganaron mi respeto y admiración.

Mi contrato vencía el 24 a las 11 de la noche, es decir que debía moverme como Papá Noel hasta una hora antes de Nochebuena. Las horas del último día se pasaron más lentas que una tortuga encinta hasta que escuché que alguien avisó: "Oe, a las doce del día pagan porque el administrador tiene una reunión en Benavides".

Subí a la administración como un bólido rojo y cobré.

Esa tarde Papá Noel desapareció del Metro de Canada. No me interesa qué fue de él, ni los corazones que rompió. Lo único que recuerdo, entre desvanecimientos, son las ampollas de mis pies en agua helada, el hielo en la cabeza y el traje hecho un bollo en la bolsa de la lavandería.

Desde ese día, todas las Navidades, vuelvo a convertirme en Papá Noel y visito la casa de mi hija llevándole sus regalos para recordar siempre que fue Papá Noel quien me trajo el mejor regalo de mi vida.

(En la foto: María Fernanda y "Papá Noel" en diciembre del 2003)

21 comentarios:

Dragón dijo...

Hola lobito, ningun trabajo es malo, aunque algunos son una tortura china.
Valio la pena el esfuerzo y ahora ves esa etapa de Papá Noel como una buena anecdota.

Rain dijo...

Quèfoto tan linda, linda.


Y Papa Noel, què tiempos...tu trabajo en ropa infernal blanca y roja valiò cada billete que te dieron en aquel Diciembre.

:)

Cyan dijo...

JAJAJAJA
No sabes cómo me he CAGADO de risa imaginándome al primer Papa Noel traca de la historia.
Y la colonia Chupetín? DIOR! yo usaba esa colonia cuando era chibolito!

Saludos lobo y no te me escondas pues (ja!)

Isabella dijo...

Sorprendente lo que un padre desesperado puede hacer por sus hijos, si te contara Lobo, si te contara... y tal vez algún dìa tambièn lo escriba.

Feliz Año Nuevo JO JO JO!

Ekkaia sauvage dijo...

Tu historia es totalmente cruda, real pero a la vez totalmente tierna. En verdad, todo padre al que se le pueda llamar padre, hará todo lo que esté a su alcance por sus hijos. Pero, lamentablemente este año también me ha tocado ver el otro lado de la moneda, cuando a pesar que un angelito está por venir al mundo, justamente su padre no hace nada para que no le falte nada y no pase carencias. La vida es muy injusta respecto a eso...

Y Feliz Año Lobito... que la pases lindo y que el 2006 sea de la PM para ti.

djmaghim dijo...

Oye siempre tus anecdotas son maravillosas , me quede prendido imaginandote en el traje de papa noel , todo lo que se hace cuando uno es papá primerizo, lindo

MI REGALO?

QUE ESTE AÑO Q VIENE SE CUMPLAN TODOS TUS PROYECTOS Y SUEÑOS

CUIDATE
SALUDOS

The Lizard King dijo...

Increíble tu historia, compadre, y realmente te admiro

ladhrona dijo...

que buena anecdota navidena (hasta me siento mal al llamarla anecdota porque es mucho mas que eso pero ahorita no puedo pensar en una mejor palabra..)

Te ha creado una relacion especial con esa epoca y con papa noel.

:)

SERGINHO® dijo...

Vengo de paso a dejar un saludo lleno de buenas vibras y los mejores deseos para este año que comienza.¡¡

un fuerte abrazo y un feliz 2006¡¡

Lobito dijo...

Dragón:Sí, si hay trabajos malos. Eso de que el trabajo dignifica es un invento capitalista... pero este no era "malo", era INSOPORTABLE.

Vir&: Hola mi querida. La foto se vé más bonita cuando se conoce la historia ¿no?
:-)

Cyan: Y seguro que tomabas Bayllys en mamadera. Seguro que sí. Y no me escondo. Tonta.

Isabella: No tienes que contarlo, eres una guerrera y con eso basta.

Ekkaia sauvage: No lo juzgues igual, desde que soy padre separado me he tenido que comer algunas mierdas que también recriminé en mi soltería. Es difícil, pero sí...hay algunos que SE PASAN.

djmaghim: Siempre tan dulce mi amigo. Espero que este sea un super año para ti también.

The Lizard King: No me admires por cumplir una responsabilidad. Cuando tú seas padre ya vas a ver lo fácil que se te hacen algunas cosas :-)

ladrona de horas: Ya Papa Noel no es lo que era antes, ahora tiene significado. Nunca lo había pensado. Ahora Sí es un PAPA Noel. Gracias por venir.

SERGINHO: ¿Como va? Lo veo un poco perdido estos días. ¿Qué ha sido de usted? Saludos post navideños-

A todos: GRACIAS POR UN AÑO TAN LLENO DE GENTE BUENA, INTELIGENTE Y CREATIVA.

Cinder dijo...

hola lobito, me gustó mucho tu historia y me emocionó, claro q también me reí mucho! para los q son verdaderamente padres sus hijos son lo 1 ero, y tu eres uno del clan, ¡¡¡feliz año nuevo!!!, te deseo desde las europas, y gracias por visitar mi blog, cuidate.

Pandora dijo...

FELIZ ANO DE 2006 LOBACHO!!!
Gostei de saber desta tua aventura, subiste mais um tanto na minha consideração.
Dá um beijo á tua pequerruxa da Tia de Portugal, e um beijo também para ti.

eddhunor11205173 dijo...

I read over your blog, and i found it inquisitive, you may find My Blog interesting. My blog is just about my day to day life, as a park ranger. So please Click Here To Read My Blog

Siete Lenguas dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Siete Lenguas dijo...

Chichiricosoros y chichiricosaras, les cuento que la Sex Rucazza, llegó a la top, esta en PRIMER PUESTO, es la más "topisima" de los blogs, jajajjajj

Mami Brujita dijo...

QUe bonita historia lobito. Cuando uno es padre o madre, hace lo que sea por sus hijos (salvo algunos desnaturalizados)
Muchos exitos en el 2006!!

Antonino Paraggi dijo...

cuantas revelaciones!! de hecho es todo un sufrimiento estar en esos trajes pero si es por su nena todo vale, supongo que ese es el verdadero sentido de que por amor se puede hacer todo.
buena onda para este año, señor lobo!

TORTUGA MALDITA dijo...

Que bonito Toy Story...
"Las horas del último día se pasaron más lentas que una tortuga encinta "
OE!
O Lobacho, feliz año pues, sigamos leyendonos,usted se ha ganado mi amistad y aprecio asi, de msn y todo pero mostra.
Un beso de la Tortuga,Mary,Lapiz..

Mariana Pacheco dijo...

Por casualidad encontré tu blog, y no pude evitar quedaarme leyendo cada palabra escrita, llevan un sentimiento que traspasa el monitor y se mete al corazón.
No soy madre aún, pero sé que serlo será una felicidad y gran responsabilidad.
Saludos.

vidente dijo...

Dios este es el mejor texto que he leido en toda mi vida !
Hubiera querido ya que mi padre aunquesea se disfrase de "algo" para sorprenderme ..en Navidad ..hubiera preferido eso que los mil regalos que tenía bajo el árbol..
Linda la foto ! creo que podrás ser Papa Noel hasta que tu hija tenga mi edad .. (31) sería gratificante ..

Anónimo dijo...

cpojfpolgo, Xrumer how to , LbIhPyf.