lunes, diciembre 26, 2005

El vendedor de órganos.

Imagina que tienes cuatro hijos, una madre enferma y vives en una pequeña casa alquilada. Encima te quedas sin trabajo y lo de tus cachuelos alcanza sólo para que tus pequeños coman dos veces al día.

¿Cuánto tiempo podrías soportar así?

Tú estás sano, eres inteligente, joven, pero no hay trabajo. Nadie te contrata para nada. Fuiste a inscribirte para ir a Irak como vigilante privado (algunos dicen que como mercenario o carne de cañón) pero no te alcanzó para las fotos ni para los exámenes médicos.

Caminas desesperado por las calles viendo las horas pasar. Tus hijos esperan en casa, con hambre y si no pagas los meses que debes los botan a todos. Incluida a tu madre que hace medio año que no toma su medicina.

De repente un amigo te dice que puedes ganar US$10.000.00 al toque, sin hacer nada. Bueno, casi nada. Le dices que gracias, que estás desesperado pero que no entras en mariconadas, él te dice que es todo legal, nada de chimbombadas.

Te habla de cómo funciona tu cuerpo, de cómo la Naturaleza es grandiosa y de cómo tenemos órganos duplicados para cualquier eventualidad. Al final te recomienda que vendas tu riñón.

Suena horrible, pero sí, puede ser. Total tienes dos ¿para qué dos si con uno te basta? Con esa plata puedes comprar un terrenito para tus hijos y hasta un carrito para “taxear”. Repites la cifra en voz baja mientras tu amigo anota el número en donde puedes inscribirte para el negocio. Ellos se encargan de todo, te buscan al cliente y te dan la plata. Es una operación rápida y sencilla. Como sacarte el apéndice.

Llamas al número y respondes a un cuestionario. Luego te citan para una revisión. Al final de la consulta te hacen firmar un papel. Preguntas si te van a dar algún adelanto por eso y te explican que mas bien deberías pagar el trámite, que te vayas contento.

Pasan los días y esperas que aparezca ese donante “O positivo” que te solucionará la vida, mientras tanto sigues con tus cachuelos y angustias.

Mientras tanto, en algún lugar de la ciudad, alguien redacta un aviso con las condiciones especificadas por un abogado especialista en el tema. Según ese anuncio tu riñón vale tres veces más de lo que te dijeron. Tal vez sean los gastos administrativos. Tener contactos en hospitales y colocar en internet un aviso como estos no es tan fácil.

En algún lugar del mundo, una persona espera ese anuncio y sabe que un riñón vale mucho, muchísimo más que toda la plata del mundo.

Free Image Hosting at www.ImageShack.us(Click aquí para ampliar imagen. El anuncio es real. La historia ¿ficción?)


Pobre Calixto. Yo no sé qué desearte, que te compren el riñón y soluciones lo de tu familia o que nunca encuentres al comprador y vivas "completo".

6 comentarios:

djmaghim dijo...

de solo leer me dolio mi riñon, realidad de todo ser que busca una solucion economica, y solucion tambien para la persona q necesita el organo

saludos

Rain dijo...

Es terrible

Mary Red Rose dijo...

Puta que miedo...

Lucho dijo...

Donar para dar vida no es terrible, lucrar con el hecho es condenable.

Niño Raulito dijo...

Qué fácil es hablar cuando uno tiene plata y tiene qué comer.

A ver, pasa hambre y ves no sólo como vendes tu riñon, sino todo el cuerpo.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.