lunes, abril 30, 2007

Dudas y alucinaciones.

Te la encuentras por casualidad. Puede ser que sea la primera vez que la ves, aunque suele ser alguien que se aparece de vez en cuando y como una casualidad cósimca en el omnibus, en el bar, en el restaurante, en la fila del pan, en donde estés, en el lugar menos glamoroso. Las miradas se cruzan como chispas esporádicas y casuales. Por dentro piensas: "parece que tengo algo que a ella le gusta. Cómo decirle que ella a mí me encanta...". Te acercas, dos miradas más por las dudas y son ellas (las dudas) las que te asaltan.

Los signos son los correctos, es más: estás seguro de que hay química. Es recíproco. Lo que te preocupa es el formalismo. El puto formalismo. Seguro que si le pregunto cómo se llama me dirá que qué me importa. O tal vez no...

¿Cuántas veces me he quedado con la duda? Si todas esas veces hubiera resuelto la situación, me hubiera atrevido, de seguro Casanova a mi lado hubiera parecido un imberbe pajerillo.

Tal vez no, tal vez eran alucinaciones mías. Ya no sé. Lo único claro es que cuando uno es joven, no se atreve porque cree que a las mujeres le gustaría un tipo un poco mayor, con un poco más de mundo, de cancha, de "poder" (bueno, con una billetera que te permita invitarle un trago, por lo menos), cuando uno es viejo piensa en la panza, en las entradas, en si podría parecer un viejo verde de esos que anda por ahí. Aunque la "niña" no tenga más de cinco o seis años menos.

Siempre hay un "porque no" para no convertir esas alucinaciones en realidad triunfante y de campeonato (o esas pequeñas dudas en incontables fracasos vergonzosos).

Veamos si la próxima me atrevo. Que es como cuando era niño y ante mi timidez para cualquier cosa mi tía me decía: "¿Qué te puede pasar? ¿Te vas a morir?".

Ahora, a mi edad, conozco demasiadas formas de estar "muerto". Pequeña diferencia.



A pelo cae este corto de Álvaro Fernández (1992) sobre aquellas "dudas y alucinadas". Algo que me hace pensar que no soy el único en este planeta. Muy recomendable. La actriz es Ariadna Gil ("El laberinto del fauno", "Malena es nombre de tango", "Alatriste", pero cuando no la conocían más que en su casa), el actor, como es el caso en algunos hombres, lo siguen conociendo en el barrio como "el chico que grabó un corto con Ariadna Gil".

7 comentarios:

Rose dijo...

JAaaaaaaaaaaaaa que looorna!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

reds dijo...

que te recuperes del chancacazo de la moto, si pues safety first...y un OuCH a lo Homero Simpson por lo del celu!saludos,

Laura Zaferson dijo...

adore el corto! justo ayer me paso una cosa muy parecida en el subte...ja! AY ME HE REIDO.

Anónimo dijo...

jajajjajaja...me has hecho recordar una conversación que tuve hace poco cuando estaba de vacaciones y hablábamos de lo mismo ...creo que a todos nos ha pasado, pero mira que puedes perder?...nada! ...no te van a matar si te lanzas con una simple pregunta ...el mundo es para los que se arriezgan, además uno nunca sabe, por ahí que te responden con algo que no esperabas y puede ser tu el que quede sorprendido!....mmmmm recuerdo que una vez me contaste que estabas en una disco o un pub, no recuerdo bien y habia una chica al costado (nunca me quedó claro si te gustaba o no) pero le preguntaste "disculpa que shapoo usas?" ....jjajajjajajajajajajjajaj no te pasó nada verdad? aún sigues vivo!!!! ...intentaloooo ....
bueno fue muy grato leerte lograste arrancarme no una sino muchas sonrisas ...
bye bye
M.

Anónimo dijo...

gran corto! hace tiempo lo vi en la filmoteca. no sabia donde encontrarlo. me parecia que eran mas jovenes los personajes
alguien sabe por que se llama "el columpio"?..

frases:
la chica: "es duro ser romantica y ninfomana a la vez"...
el chico: "me siento como una moto.. ya estoy enamorado!"...

alfredo dijo...

que raro

a mi no me vacilo tanto el corto

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.