sábado, julio 08, 2006

Mandala

Cuando tenía diecisiete años pensaba que el futuro era algo que no podría cambiar. Que siempre estaría dando vueltas en el mismo fango de la certidumbre: no llegar a ningún sitio era algo seguro. Mezclar soledad, calle, drogas y alcohol con una familia problemática son malas juntas para un adolescente.

Hasta me daba tranquilidad saber que mi vida sería la de un perdedor sin remedio.

Pasando los veinte, luego de muchos sucesos terribles e inesperados, me di cuenta que cuando uno está tan abajo y en cero (materialmente, espiritualmente) ya no puede ir más abajo. En algún momento mi mente hizo click y me volví un suicida en el mejor sentido que se le puede dar al asunto: si ya estás jodido nada te puede pasar, entonces a aventurarse...

Y me hizo bien. Llegué a los treintas con relativo éxito. Relativo, porque en el interín encontré que no sería el padre que siempre quise ser, que no tendría la familia que deseé tanto... pero me fue bien de alguna manera.

Hoy, casi llegando a la mitad de mis treintas, me siento como cuando era adolescente.

7 comentarios:

Rose dijo...

Lobito, con todo lo bueno que te ha pasado? con todo lo habil que eres? con todo lo que has llegado a hacer? con todo lo que sabes que puedes hacer?
cuantos quisieramos tener tus recursos....
No se por que te puedes sentir asi, al menos profesionalmente entiendo que te va super...por otro lado ser el padre que quieres ser depende de ti....no idealizes las cosas tampoco.
Mucho en la vida depende de la ACTITUD con la que tomes las cosas. Despiertate ganador...te acuerdas de tu afiche: no te des por vencido aun vencido....???
un besito (no se que esta pasando :S) dejame saber.

Lobito dijo...

Nada, debe ser pasajero. Cuando llegue a los cuarenta tal vez sea diferente.

No te preo.

Beso

Pandora dijo...

Bonito o que escreveste.
Com a idade, damo-nos conta que o futuro encontra-se na palma da nossa mão, e que somos nós os donos dele. Os caminhos que percorremos na vida, de nós, e só de nós dependem... são nossas escolhas, e não podemos culpar o destino ou a sorte, ou o fado das nossas más escolhas. Tudo o que somos e o que viermos a ser, a nós o devemos, a mais ninguém.
O Futuro... depende das escolhas que fazemos no presente.
Um beijo fofo

verolindapechocha dijo...

Un abrazo...

Natura dijo...

Talvez sea el frío que a uno lo bajonea y hace que todo se vea con una veladura oscura.

Rain dijo...

Enfant terrible niet, eh :)

Solamente Lobo, y erguido, hacia adelante...

Mili dijo...

El exito son las experiencias vividas, y los amigos que hiciste en la vida, para mi eres una persona de exito, aunque no todos somos lo que quisiesemos ser porque la mente no tiene limitaciones, pero la carne y el tiempo si, lo mejor es hacer lo mas y lo mejor que podamos hacer.
Un beso.