sábado, diciembre 15, 2007

Fe

Hace poco tuve una larga conversación con alguien que quiero muchísimo. Y querer es una palabra limitada, pues la considero como una segunda madre.

Gran parte de lo que soy y cómo soy (la parte buena ¿eh?) se la debo a ella. Y ella lo sabe. Estuvo conmigo desde siempre y siempre que puede está ahí. Sobre todo en los momentos más difíciles.

Este año ha sido, como dice, el peor de su vida. Y como la conozco y sé a qué se refiere, le doy la razón. Pero está saliendo adelante gracias a algo que encontró y que nunca imaginó tener.

Siempre tuvimos en común ideas sobre la vida, la gente, las costumbres. Pero sobre todo compartimos el bendito vicio de devorar libros. De todo y a cada rato.

Creo que congeniamos tanto no sólo porque viví en su casa casi la mitad de mi vida o porque sus hijos son como mis hermanos, sino porque, de toda la familia, es la más parecida a mi papá en forma de ser y pensar.

Ella siempre tiene explicaciones para todo. Era la voz de la razón. Incluso en algunas situaciones en las que tengo que decidir algo o salir de algún embrollo (profesional o personal) pienso: "¿qué me diría ella?". Siempre ha sido la voz de mi razón.

Hace un tiempo dejó todas las razones humanas y las reemplazó por la fé en Dios. Y de eso hablamos.

Intentaba explicarme lo que siente y piensa ahora, algo que tal vez muchos de los cercanos a ella no entienden, y que se puede resumir en una frase: "tú sabes cómo era yo, lo racional que era. Conoces todo lo que yo sabía y creía. Hoy me doy cuenta que NADA de eso era verdad".

Y la entendí. Juro que la entendí. Hablamos de lo que cree, de la Biblia, de la fe. Me leyó páginas que había leído hace mucho y me dí cuenta que aún las conservaba frescas e intactas en la memoria. Aprendidas y recordadas de tantas épocas desgraciadas en mi vida en las que busqué amparo en todo lo que estuviera a la mano (tantos refugios santos y tantísimos otros malditos).

Nos dimos cuenta que todo lo que hablaba ya lo conocía: las escrituras, las oraciones, las parábolas, los significados, las metáforas, pero a pesar de todo (y a mi pesar) yo NO CREÍA. Entendimos algo que se me hizo revelador aunque haya parecido obvio: no tengo fe.

Y no es algo simple de entender. Nos dimos cuenta que es como que te hablen del amor y no estar enamorado.

Pero la entendí. Y ella también cuando le dije que la única fe que tengo en la vida es llegar a sentir fe. Lo que más quisiera es tener algo que llene los inmensos vacíos en mi vida, encontrar el camino que termine con esta larga búsqueda infructuosa... Pero ahora no creo. No lo siento.

Y, como compartimos tantos años la misma manera de pensar, me entendió. Y por eso mismo sé que en algún momento compartiremos también el creer. Quizás en diez años, quizás en veinte. Tal vez el próximo año. Cómo saberlo, pero sé que así será.

Se me hace tan difícil imaginarme a mí orando, creyendo y alabando. No sería yo. Pero a ella tampoco me la imaginaba así. Por eso estoy tan seguro que la fe llegará.

Ojalá no sea demasiado tarde ni me siga equivocando tanto.

13 comentarios:

AdrianO dijo...

Si, nunca habia oido de una persona supuesta racional, que se pase al mundo de la fe... es como algo contrario, seran los problemas? probablemente, igual no creo que lleguemos a eso

Flavio dijo...

Soy ateo.

Flavio dijo...

En realidad, budista, pero los budistas somos ateos. Sin embargo, fé tenemos todos... La fe como creencia que se sustenta solamente con la confianza que tenemos en ella.

Así, hay "fe" en que el perú progrese, "fe" en que conseguiremos un mejor trabajo, etc.

Rose dijo...

Ojala se haga el milagro. Me encanto tu post. besos

adam brown dijo...

look this is the "diet" i told you about you should really enter the site :) bye enter the site

adam brown dijo...

look this is the "diet" i told you about you should really enter the site :) bye enter the site

Enrike dijo...

Ese de la dieta si que tiene mucha fe.

9000 dijo...

FE es una palabra chiquita pero con un gran significado. Como ya alguien lo dijo todos tenemos "fe", pero la fe que se dice de boca.
La FE no se dice , SE SIENTE y SE CREE a OJO cerrado, es como cuando te lanzas a la vida o a algun proyecto y caray que pase lo que pase, cualquier resultado sera el mejor y el que me hara crecer como persona, como ser humano, como profesional, como padre, etc.Por esto todo evento en la vida tenemos que verlo positivamente asi nos estemos destrozando por dentro.
La FE se tiene o no se tiene, pero la FE tambien se aprende.

Lo de "CREER" y creo que te refieres a Dios estoy segura que lo haces. Una persona con buen corazon, quien regala una sonrisa a un desconocido, quien ilumina la vida de un hijo,quien es buen padre, hijo, amigo, hermano....tiene muchos ingredientes dentro que no importa como los mezcles, simplemente SON los necesarios para "creer". Miralo de este modo. Dios es como todo lo bueno que te pasa o haces pero tambien lo malo que te hace aprender y crecer.Y lo malo que te desbarata y te hace "no creer".

El rezar, ir a misa, leer la biblia es parte de un proceso que llega y nunca es tarde. Rezar no es solo decirte las oraciones que aprendiste en el cole o que tus papas te enseniaron. Rezar es "HABLAR directo con el destinatario":con tu chochera, con tu compadre ..como quieras llamarlo o simplemente cuando te diriges en segunda persona al estar pensativo o callado. A veces se confunde con hablarte a ti mismo....te preguntas algo y "BAM" ahi te llega una respuesta que ni siquiera esperabas.

Por ultimo...Sabes?, el dia que dejes de decir que "no crees" o que "no tienes fe",o que" no rezas" ; ese dia tu solo vas a ver las cosas de otro modo.

tunez dijo...

Oye, pues adelante con tu fe, cristo te ama, saludos

Rosa Matias dijo...

Yo ando en busca de la fe o mejor dicho, en realidad no lo se, quiero aferrarme a ella si es que existe.

laura dijo...

Yo, en cambio, busco todo lo contrario algo que por fín me deje las cosas claras y me diga que no hace falta tener fé porque nada de lo que se ha dicho existe. Y seguiré buscandolo hasta que esté convencida de que no hay nada para así sentirme dueña de mi vida completamente sin restricciones ni destinos prediseñados por algún dios todopoderoso.
Yo busco la esperanza de vivir.

vidente dijo...

Si la fe es algo importante ,aunque cuando le� el libro "Porque amamos" la explicaci�n que los sentimientos no existen me dej� un poco intrigada..ya que habla que todo es una reacci�n qu�mica..y cient�fica.
Pero "El Secreto" me hiso pensar de otra manera ,tener fe que las cosas saldr�n bien aunque uno aveces se derrumba ayuda mucho ,normalmente siempre busqu� a mi Dios cuando solo lo necesitaba ,no se si est� bien ..no se si est� mal ..quien sabe pero sabemos que siempre nos aferramos a la fe ,porque sino que ser�a de nosotros sin "creer" en algo siempre necesitamos "creer" ..

Anónimo dijo...

La fe, es un REGALO DIVINO, que acompaña a la vida desde la concepción. Lo quieras ó no, ella está en tí, pero igual que con tu vida, para que sea fuerte y sana debes alimentarla. con mayor énfasis en los momentos de resequedad,cuando mayores son los momentos difícile debemos ser mas consecuentes en la súplica a quien tanto nos amó, que fortalezca nuestra fe. Es cierto.. tu eres un hombre de fé porque no es por ti mismo que ella habita en tí. es porque el Dios que te creo la depositó en tí. pidele a ËL que la fortalezca, pidele a Ël que la acrecente, pidele que no quedaras defraudado.