jueves, septiembre 07, 2006

Palabras con historia

Cuando era niño lo que más me sorprendía de las historias de cowboys (las detestaba en sí pero habían elementos de estas que me causaban curiosidad) eran las frases que se usaban para defininr en castellano los nombres de los indios (¿apaches?). Generalmente estaban unidas por guiones como: "Bisonte-que-corre-veloz", "Viento-en-la-cara", "Roca-que-espera-al río", etc.

Me parecía inverosímil que existieran nombres así, imposible que alguien pudiera llamarse "Flor-roja-con-espinas".

Pasaron los años y hace poco, impulsado por esa añoranza que nos embarga al ordenar papeles viejos, encontré un libro de "coboyadas" y le eché un vistazo. No entiendo por qué, pero esta vez todo tenía mucho más sentido: los nombres no eran los nombres en sí, eran explicaciones de los nombres.

Muchos me recordaron a aquellos libros que los futuros padres llenan de anotaciones cuando buscan sellar con alguna trascendencia nominal a la descendencia que está por venir (por ejemplo "Flor-roja-con-espinas" es nada más y nada menos que "Rosa", el nombre latino de mi hermanita querida).

Eso me hizo meditar sobre el origen de algunos nombres y palabras... "Úrsula", por ejemplo, significa (no me pregunten en qué dialecto euroasiático) "Osita" (de ursus), más comunes son los nombres de raíz judeo-cristiana que tienen historia bíblica: "José", "Manuel" (Emmanuel), "Juan", "Pedro", "Jesús", "María"... "Judas" (a propósito ¿alguien conoce a algún "Judas"? según Sofocleto los "Judas" han pasado al anonimato)

Existen cientos de libros y websites que hablan sobre el significado de los nombres propios. Sin embargo a mí me interesó algo menos documentado y más local: el origen de las jergas.

Un "FAITE", en el entorno del lumpen, es el más más de los delincuentes, es un "jefe". Un faite es alguien temible. Cierto amigo me explicó que "faite" provenía del anglosajón "FIGHTER". Puede ser. También viene a mi mente la leyenda, recogida durante una clase con el cabezón Hevia, sobre el origen de la palabra "CHIMPÚN". El Perú es el único lugar (dicen por ahí, no lo sé) en el que le dicen "chimpún"  a las zapatillas para jugar fútbol. También es una interjección muy conocida en nuestra provincia consitucional (nunca entendí por qué "constitucional", ¿y las otras?) y primer puerto del Perú: El Callao.

La moto está malograda y oigo la radio que pone el taxista. Un locutor responde una llamada con el cliché: "Amiga...¿de dónde nos estás llamando?" una voz que no puede más de la emoción, sus 15 segundos de fama, responde: "¡del rico Callaaaaooo!". El locutor, con esas frases geniales que nos hacen pensar que el tiempo es circular y redundante, grita: "¿Chimpún?" a lo que la niña responde "¡Callaooo!", obvio, hay bis.

Se termina el siglo XIX y un vapor inglés ha traído un grupo de jóvenes que, como suele suceder con los marineros de franco, se mezcla en el puerto con los locales en busca de diversión. No, no todo es mujeres y licor (al menos mis amigos los Luchos no viajaban con esa tripulación) así que la diversión de ese día es una "pichanguita" (se las dejo de tarea) con la gente del puerto.

La gente se pasa la voz y se arma un encuentro internacional. En unas cuántas horas comienza el "Inglaterra vs Perú", un "partido" ("¿partido?" ¿de "partir"? tal vez "partido" por el "medio tiempo") que promete. Los ingleses tenían una barra admirable que entonaba cánticos y vivas a su equipo, así que los "chalacos" (gentilicio utilizado para nombrar a la gente del Callao, imagino que viene de "chala" que significa "costa") se organizaron como pudieron para alentar a  sus vecinos del puerto. Cuentan que estaban tan caidos de ideas para hacer barras que empezaron a copiar el "¡Champion!" de los rivales, castellanizándolo en un "¡Chimpún!" (¡Chimpún Callao!)  quedando así el grito de batalla para la posteridad.

Mito o verdad lo que me hace creer en esta leyenda es que años más tarde llegaron los primeros zapatos para jugar fútbol. La marca era "Champion". Aquí los bautizamos como "Chimpún".

Deformar las palabras es una manera muy común de crear una jerga. Es algo así como una "clave". Es el caso de "JERMA" (MUJER...MA-JER.... JER-MA) o de "TROME" (MAESTRO... MAETRO... ME-TRO... TRO-ME) voy a hacer una lista pronto y vamos a comprobarlo.

Prometo contarles más de lo que ha llegado a mis oídos sobre estas palabras, "al margen" de la RAE, en otros posts. Pero los dejo con uno de "yapa":

¿Se han puesto a pensar por qué le decimos "COCOS" a los dólares? (veinte cocos, tresmil coquitos, diez cocorocos) pues porque el que sale en el billete de un dólar es el tío "Coco" (George- Jorge) Washington.

Eso sí es ser confianzudo, oiga usted.

technorati tags:, , , , , ,

Blogged with Flock

5 comentarios:

Rose dijo...

Siempre me he puesto a pensar en todas las palabras asi...por ejemplo guachiman...de watch man debe ser no???
muy interesante el blog, te apuesto q muchos "chalacos"ni saben por que gritan Chimpuuun...
un besito
flor-roja-con-espinas

Cinder dijo...

pucha cánica lobito me dejaste sin palabras jajaja, eso de los chimpunes esta bueno, q tal jeringa q te manejas jajaja, muchas de las jergas q se me las enseñaron mi tío y mi esposo, bueno saludos.

Angel Castillo Fernández dijo...

Interesante, Lobito. Pero el tema es debatible. Hay otra versión, que oí hace tiempo a un historiador, según la cual, la expresión ¡Chimpún Callao! nació del sonido del cañón Blakely (bautizado "El Cañón del Pueblo") que fue operado con la ayuda de civiles del Callao durante el Combate del Dos de Mayo de 1866 contra los españoles. Cuentan que la mecha del cañón hacía el sonido "chiiiiiinnnn", y la posterior explosión "pummmmmmmmm", luego de lo cual los habitantes del pueblo gritaban "¡Callaaaoo!". Con el paso del tiempo se tranformó en "¡Chimpún Callao!".

reds dijo...

esperamos el diccionario de jeringas...o debo decir el Mataburros de Cayetano...

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.